Search
  • Margarita E. Pignataro

Querencia através del Manito Trail: Una serie en tres partes

Siguiendo el Sendero Manito

Permiso


Margarita E. Pignataro Ph.D.

Universidad de Wyoming

Escuela de Cultura, Género y Justicia Social


Maravillas del Creador por ver, campamentos de Montañas, Wyoming, escribo desde lejos.

Aún por experimentar los arborglifos exhibidos ansiados por los Manitos, pido permiso para compartir mi perspectiva y pido entrada en el sendero para todos los que han hecho, están haciendo y van a hacer una diferencia en el territorio y comunidades de Wyoming.





Ilustración 1: Annals of Wyoming:The Wyoming History Journal “Constuyendo herencia y lugar en los árboles: Arborglifos de latina/os en Wyoming” Primavera/Verano 2017 89:2&3 (121). Pie de foto dice: “Un poco de los miles de expresiones de amor y cariño tallados en los árboles del callejón de álamo, arboleda prominente, atravesada por la calle Forest 801 por Carbon County, Wyoming. Foto por Troy Lovata.


Siguiendo el Sendero Manito

Querencia del Este y el Oeste: EE.UU

Estoy escribiendo en la cocina, en la computadora de la cocina. Es una cocina porque allí hay una estufa y una refrigeradora. No había una refrigeradora funcionando en los primeros pocos meses de habitar en este lugar. Yo usé el pórtico, que estaba frío, como un refrigerador de entrar. Funcionó por casi tres meses, y entonces noté que mis zapatos sucios, lodosos, con nieve por debajo manchados con sal y mis botas estaban en el mismo cuarto al igual que la fruta, apio, agua de coco, avena, y leche de almendra, y decidí: no quiero nutrir mi cuerpo con productos y cosas que han estado al lado de suelas que han andado por aquí y por allá junto con quién sabe qué. Conecté mi refrigerador y ahora estoy en cercana proximidad a una caja. Pienso mientras me quito mi gorra de béisbol de Cal Bears, pronto va a estar frío dentro de esa caja, para ponerme un gorro calientito de invierno. Estoy en la otra costa, Este, la región de Nueva Inglaterra para ser exacta, sin embargo, el Pacífico parece haber entrado en mi espacio de escritura, la gorra como recuerdo de Berkeley cerca de la computadora, y una tonada recordada “California Dreaming” (Soñando con California), calentando mi corazón. ¡La costa oeste!

Más temprana ese día, había estado manejando por un paisaje invernal y pensé, cuán tranquilo. Me sentí en paz sola rodeando los pueblos, la carretera mi compañía y guiada por las llantas del vehículo. Me di cuenta de que por mucho que estoy viajando, este lugar puede ser parte de mi querencia por el hecho de que salí de Massachusetts, sin embargo, todos los espacios recordados se convierten en mi querencia al recordarlos. Manejo con querencia de Syracuse, NY, a la península de Florida, desde Miami a Key West de vuelta a Tampa y la Universidad del Estado de Florida. Para Georgia y Carolina del Norte, Nueva Jersey, Pennsylvania, desvío a Ohio e Illinois, donde me detengo en la propiedad de amigos para dormir en mi camión con placa Wyoming. No he visitado el estado de Washington o Arizona por un rato, pero ellos son una gran parte de mi querencia también. Zigzaguiando a veces, en este mismo momento, el Sendero Manito parece bastante estable para mí como una ruta del Sur al Norte y luego Este a Oeste.

Uno puede preguntar si han obtenido querencia y/o cuál sería su querencia al momento y en momentos pasados y futuros. Qué tierra, gente o espacio abarca la realidad abstracta de algo amado y aceptado en el sentido de que uno puede afirmar, actuar, sentir y ver dentro del ojo y voz de la mente, reconociendo: “soy una parte.” La noción de un sentimiento tomando la mente de uno de vuelta en el tiempo y entonces hacia adelante, porque la mente no tiene restricciones de tiempo, llega a ser parte significativa de mi ser, mi corazón, mi alma. ¿Querencia? Los sentidos son míos, la energía me pertenece, o vibra de los alrededores y nadie puede borrar mi convicción de la querencia sincera la cual desea tiernamente el paisaje, familia y país.

¿Uno desarrolla querencia y entonces la pierde? ¿Es quitada por tractores y excavadoras; sonidos de explosiones y olor de las consecuencias; por trabajadores de construcción vestidos de chalecos de seguridad nylon amarillo y naranja y cascos duros rojos o blancos? ¿Podría ese amor por conexión ser transferido por miedo de la jornada de uno en el planeta o por medio de un corredor de migración? Todas las preguntas presentadas podrían ser contestadas “quizás” o como la lírica de la música del grupo musical Jarabe de Palo titulado “Depende” (1998) establece “Depende/Depende ¿de qué depende? / de según como se mire, todo depende” (1998).


Following the Manito Trail

Una conexión Wyoming

Recuerdo asistir a la conferencia de Mujeres Activas de Letras y Cambio Social (MALCS) en el 2016, en Laramie, Wyoming. Después de presentar sobre una escritora puertorriqueña, Irene Vilar, en el Centro Gateway (Gateway Center), tuve que aventurarme a un nuevo lugar, Unión Estudiantil (Student Union), el día siguiente. Caminando por la calle 15 de la colina, hacia donde pensé que estaba el espacio, Irlanda Jacinto me vio y me trajo de vuelta al lugar correcto para los eventos que quedaban de la conferencia. Yo había caminado más allá del destino desconocido, estaba andando y buscando un lugar para reunirme con colegas. El Sendero Manito estaba siendo hecho para mí, la querencia de un lugar, sin siquiera ser consciente del proyecto. Fue en esa conferencia que recibí la noticia de que yo estaría en esa universidad enseñando, aprendiendo y compartiendo, y sí, Sendero Manito llegaría a ser parte de mi misión en la Universidad Wyoming


Ilustración 2 Annals of Wyoming: The Wyoming History Journal “Constuyendo herencia y lugar en los árboles: Arborglifos de latina/os en Wyoming” Primavera/Verano 2017 89:2&3 (88). Foto por cortesía de Connie Coca.

Uniéndome a la comunidad de almas migrantes, la primera vez que oí del Sendero Manito fue en 2016, y entonces escuché atentamente y me conecté con Manitos. El Sendero Manito te encuentra. O hay algo en ti que busca El Sendero Manito y que entonces te tropiezas con un sendero de riqueza, de identidad cultural, sintiéndote en paz, seguro como si has encontrado el lugar que puedes definir como hogar. Pero está acompañado por un tiempo de sacrificio, trabajo duro y desarrollo personal, lo cual puede ser doloroso, al dejar caer viejas costumbres que no edifican tu espíritu. Que aunque hayas dejado un espacio abierto y tiempo, entras en otro que es simultáneamente un regalo de tiempo y espacio. Y al final te das cuenta de que es por gracia que estás donde estás ahora; y ese es el comienzo de mi experiencia con El Sendero Manito.

Cuando llegué a Wyoming, en Laramie para ser precisa, sintonicé lo que sería mi estación de radio Laramie, música como la parte obligatoria de mi querencia, transmitida desde Fresno, la mayor parte del tiempo; KOCA 93.5 LP FM.


Ilustración 3 Connie y John Coca. Exhibición Siguiendo el Sendero Manito el Museo de la Universidad de Wyoming, 2017. Foto por cortesía de Connie Coca.


En dos cursos, mis estudiantes crearon un programa de radio y lo pusieron al aire específicamente en la estación de radio bilingüe: Introducción a Estudios Latinos (Introduction to Latina/o Studies) y Folclor Chicano (Chicano Folklore). ¡Estoy muy agradecida por esa oportunidad! Les aconsejo que lo coloquen en su C.V. Mi conexión continuó, cuando entonces escuché por vista, y miré imágenes exhibidas en el Museo de la Universidad de Wyoming en el 2017.




Following the Manito Trail

Una jornada inspiradora y educativa

Todavía tengo que viajar el territorio, todo lo que conozco es la localización vía video, fotografías, historias, y discusiones y diálogo por la fundadora del proyecto de la Dra. Vanessa Fonseca-Chávez y la Dra. Trisha Martínez, en ese entonces una estudiante graduada en La Universidad de Nuevo México y hay más, sin embargo, esa es su historia. Mi historia es que estoy conectada a ambos: Fonseca desde el 2008, en la Universidad Estatal de Arizona (Arizona State University) y Martínez sólo vía zoom en 2020, la Universidad de Wyoming (University of Wyoming). Aquí estoy en el 2021, escribiendo este blog acerca de la jornada y si no hubiera conocido lo que los Anales de Wyoming (Annals of Wyoming) dicen concerniente a enseñar y compartir esa edición, esa parte, ese enorme fragmento de la historia de Wyoming, la historia que pertenece y es narrada por chicanas/os y nuevomejicanos/as. Por lo tanto, el vistazo que ofrezco debe continuar con otro vistazo. Los dejo con esto. ¿Quién soy yo para escribir acerca del tópico? Una educadora, una estudiosa, una hija del Creador conectada a las rutas del mundo como una humilde migrante de la vida.

Mi segundo año en la universidad, hice que los estudiantes de un seminario de primer año (FYS) visitaran la galería de enseñanza del museo ubicada en el Edificio Centenario (Centennial Building) al este del campus de la Universidad de Wyoming (UW). Abracé el llamado a seguir el Sendero Manito, sin saber que había aceptado una misión. ¡Todo lo que sentí al entrar fue el gozo de Raza en la casa! ¡En la pared! (Realmente, ¡en el museo! Pero ese es otro blog para escribir.) Humildemente pido permiso para compartir mi experiencia siguiendo el Sendero Manito desde la perspectiva de una instructora del Programa de Estudios Latinoestadounidenses, afiliada a la Escuela de Cultura, Género y Justicia Social de la Universidad de Wyoming.





Ilustración 4 Exhibición Siguiendo el Sendero Manito el Museo de la Universidad de Wyoming, 2017. Foto por cortesía de Connie Coca.





La exhibición, los murales, la pared cubierta de collage—marcos grandes, marcos pequeños, lonas digitales—saltaban vibrantemente para que todos miraran por un segundo, para mirar por tres o cinco, pero aquellos que estaban intrigados, mirar, considerar por un minuto o más, y traer las imágenes vivas en conversación que dura de por vida.

Miré, vi fijamente, consideré, analicé, conversé. Estaba intrigada. Mi conversación todavía continúa en 2021. Estoy intrigada. Imágenes enganchadas fírmemente en una sala llamándome a captar: colores poderosos, familias fuertes y rostros de una comunidad organizada, guiándome a entender un territorio, un sendero migratorio.




Ilustración 5 Exhibición Siguiendo el Sendero Manito el Museo de la Universidad de Wyoming, 2017. Foto por cortesía de Connie Coca.



Recuerdo la noche que vi imágenes de árboles, árboles de álamos, de gente, Connie y Juan Coca; de pastores de ovejas, hogares y cuentos nuevomexicanos acerca de jornadas en el Sendero Manito y pareció familiar y emocionante. ¡Oye, Manito! Encontré los sentimientos de Manitos en el Centro de Herencia Americana (American Heritage Center) en el museo de la Universidad Wyoming

UW Art Museum y, habiendo estado familiarizada con el centro, luego me familiaricé con el sendero, o me doy cuenta, que quizá ya yo era parte de él. Interestatal 80 Oeste, desde Walla Walla, Washington, a Idaho, Utah, a Laramie, Wyoming y luego la Interestatal 80 Este, desde Massachusetts a Connecticut, New York, Pennsylvania, Ohio, Indiana, Illinois, Iowa, Nebraska a Laramie.

Para compartir las historias de Manitos clamando por iniciativas y derechos de justicia social, tales como a tener aguas corrientes, aceras pavimentadas, hidrantes de bomberos que un barrio no tiene. Para escuchar cantos relacionados con la migración de Nuevo México a Wyoming y estar intrigada por la explicación, y queriendo aprender más. Ramas de árboles ondeando al viento y ramas firmemente exhibiendo el “aquí estoy, y aquí estuve. Mejor mírame ahora porque no sé cuánto van a durar estos tallados de Manito.” Respirar confortablemente porque sí, allí hay Raza en Wyoming. Entonces compartiré ese sendero con otras almas que se han matriculado en mis cursos: Literatura México-Americana, Folclor Chicano, Cultura Popular Latina, Seminario de Primer Año e indicaré el sendero para que otros caminen en él. Al ellos caminar, despertando consciencia de una importante población de estudiantes se les pregunta de su narrativa, tradición de su familia, por dónde ha migrado su gente para arribar en Wyoming, o dondequiera hayan llegado. Compartiré por medio de planes de estudio e historias de cómo y por qué le doy a los estudiosos la oportunidad de leer, analizar, dialogar y ver el Sendero Manito a medida que descubren quiénes son y crean proyectos expresando su esencia.


Ilustración 6 Tapa de la revista Annals of Wyoming: The Wyoming History Journal primavera/verano 2017 89:2&3.


Ilustración 7 Contratapa de la revista Annals of Wyoming: The Wyoming History Journal primavera/verano 2017 89:2&3.

En el artículo de Vanessa Fonseca en la revista Annals of Wyoming: The Wyoming History Journal titulado, “‘Donde mi amor se ha quedado’: Narrativas de Pastoreo y Querencia junto con el Sendero Manito de Wyoming” (páginas 6-12) explica el sendero de nuevomexicanos desde su estado de origen New Mexico a Wyoming y razón para viajar y relocalización temporaria. El viaje norte fue en búsqueda de trabajo y oportunidades económicas, y Fonseca enfoca en “cómo uno desarrolla un sentido de lugar, particularmente fuera del ambiente de origen” (traducción mía 6) y muestra que “mantener un sentido de lugar para los nuevomexicanos es fundamental para su desarrollo cultural y preservación” (traducción mía 7). El camino Sendero del Manito es considerado carriles Interestatal 80 e Interestatal 25 viajados de y hacia Guayama (el deletreo de como los Manitos pronuncian Wyoming) y Nuevo México para renovar querencia (11-12). El artículo comparte la historia de la dispersión y reconoce que las familias mencionadas en el artículo llegando a principios de los1930s hasta las 1950s “exhibieron su querencia a Nuevo México por medio de la arquitectura, tradiciones culinarias, arte y lenguaje” (7).


En el otoño del 2017, como parte de mi curso Seminario para Primer Año, subí la edición especial de los Anales de Wyoming, primavera/verano 2017; y nunca habría sabido de la revista, si no fuera por la exhibición Siguiendo el Sendero Manito y porque un editor preguntó si me gustaría contribuir, sin embargo, yo solo había estado en Wyoming dos semestres, y entonces en otoño 2017 hubo una conferencia virtual NACCS (siglas en inglés para National Association of Chicana and Chicano Studies/Asociación Nacional de Estudios Chicanas y Chicanos) y yo estaba en el panel de Wyoming y ese otoño fue la exhibición de Cheech Marín Y la exhibición para Following the Manito Trial (Siguiendo el Sendero Manito).

Siguiendo el Sendero Manito

Anuncio de Gran Apertura


El 19 de agosto será la fecha de mi primera entrada en WyoCourse “Announcements” (anuncios) a los estudiantes concerniente a SIGUIENDO EL SENDERO MANITO. Fue mi primera vez enseñando el Seminario de Primer Año: Curso de cultura latina/o popular. Era otoño 2017, y yo no tenía un anuncio oficial para lo que más tarde descubrí que era una “Gran Apertura.”

“Exposición Latina/o en el Museo de Arte UW Art” otoño 2017


Lo siguiente refleja desarrollos significativos en folclor cultura mexicana, artes culturales chicana/os, y el histórico Sendero Manito de Nuevo México a Wyoming.


Cambiando las Caras: Las Máscaras Mexicanas Tradicionales y Contemporáneas

Del 12 de agosto al 12 de noviembre

· Conversaciones con curadores, Primero de noviembre a las 12 del mediodía


Papel Chicano Dos: Obras en Papel de la colección de Cheech Marín

Del 23 de septiembre al 16 de diciembre

· Conferencia de arte, el 21 de septiembre a las 7pm, Education Auditorium

· Recorrido de la galería, el 22 de septiembre, 10:30am

Siguiendo el Sendero Manito, (AHC Exhibición)

Del 12 de agosto al 18 de noviembre

· Discusión de Panel, Siguiendo el Sendero Manito - Una conversación con los investigadores, 22 de septiembre, de 5 a 6pm, Salón Stockgrowers.

Ilustración 10 Dr. Margarita E. Pignataro con Cheech Marin. Museo de la universidad de Wyoming Gran Apertura Siguiendo el Sendero Manito 2017. Foto por cortesía de la autora.



Como lo establece el anuncio de Wyocourse, la exhibición Papel Chicano Dos: Obras en Papel de la Colección Cheech Marín, coincidió con Siguiendo el Sendero Manito en los mismos meses. Definitivamente, energía Raza circuló en el museo y se derramó a las calles del pueblo. Mi segundo año en la universidad fue verdaderamente una bendición; el haber experimentado dos exhibiciones poderosas.

Desde entonces he incorporado ambos materiales del Papel Chicano Dos y Siguiendo el Sendero Manito en mis cinco cursos, algo que no calculé conscientemente durante esa gran apertura, y sin embargo, fue una gran apertura para mi desarrollo profesoral, en el salón de clases y en erudición. Yo había enseñado querencia y Siguiendo el Sendero Manito desde 2017, y aunque tal vez no le requiera a los participantes de mis cursos leer los Anales de Wyoming: La revista La Historia de Wyoming (Annals of Wyoming: The Wyoming History Journal), en los archivos de Cursos Wyo, menciono querencia, por ejemplo en mi curso de Literatura Caribeña Africo Latina donde leemos el texto de Nancy Morejón Querencia/Volviendo al hogar Instintos. Ya sea en un salón de clases o en cuarto de Zoom, la querencia siempre es un tópico bien incorporado ya que es acerca del hogar, un lugar de pertenencia, el sentido de ser libre de preocupaciones y recibiendo los alrededores y los alrededores recibiendo el ser.Bien apreciado, encuentro maneras de incluir la parte importante de la historia de Wyoming en un curso de la universidad, pero también la extensión de la ruta a los estados sureños y el radio geográfico se amplía. Ahora viajo a Sendero Manito desde lejos. Massachusetts.

Después de la discusión del panel, Siguiendo el Sendero Manito: una conversación con los investigadores, tuve un poquito de querencia yo misma esa tarde. Encontré un chileno en Laramie). Cuán especial es que Chile está conectado a Wyoming. Alrededor del 24, de octubre 2017, tuve empanadas chilenas para ofrecer a los estudiantes en el curso seminario de primer año, hecho por el chileno que conocí esa noche del 22 de septiembre en el centro del pueblo. Esa noche querencia estaba en el aire y la encontré en Laramie. Con los ojos bien abiertos en estupefacción, y luego otra vez, por supuesto, siempre ha sido un deseo del corazón. Fui a un bar después de la reunión, y allí había pique sobre la mesa, y algunas damas, colegas mías, me habían informado que ellas habían comido empanadas chilenas. ¡¡¡Empanadas chilenas en Laramie!!! Si eso era cierto, “bácan. Ahora creo que el pueblo pudo haberse llamado Laradise. ¿Cómo llegó eso a una mesa en el centro del pueblo de Laramie cerca de la línea del tren? Yo quería descubrirlo. Más de esa historia en la próxima serie de entradas. Todo esto ocurrió esa noche que descubrí que estaba colocada en el Sendero Manito. (También me encontré una argentina en el siguiente evento Sendero Manito, y la puse en contacto con otra argentina que yo había conocido mientras montaba mi bicicleta por un campo fuera de la calle Hardy en 2016. Maravilloso. Conseguir números en la primera reunión de compatriotas resulta bien, o sino compatriotas, cercanos a eso . . .¡Cono Sur presente!) ¡Chile presente!


Siguiendo el Sendero Manito

De vuelta a la pista

Volviendo al tema, repasando las asignaciones a través de los años pasados, presento todas las tareas que he tenido por seguir el Sendero Manito. Doctora Martínez asegúrese de colocar a Massachusetts en el mapa. Creo que estas son todas, y estoy segura de que habrá un segundo juego de registros para cursos futuros y/o zambullirnos más profundo en las palabras escritas en el presente serie de entradas. Siempre es emocionante enseñar el estado de los acontecimientos y viajar de una región a otra. Para que la audiencia se relacione a un hilo del tema que es gozo, porque al seguir ese hilo se dan cuenta de que pueden haber muchos más. Cuando planeo incorporar el Sendero Manito pienso en toda la esencia de identidad en capas y puede ser complicado o, como lo afirma Fonseca en su Legados coloniales en la literatura y cultura chicana/o (2020) (Colonial Legacies in Chicana/o Literature and Culture), “fragmentado.” Hay muchas historias y una persona. Cuando planeo incorporar el Sendero Manito, pienso en la esencia de identidad completa, la cual está en capas y potencialmente complicadas. O como declara Fonseca en su libro Colonial Legacies in Chicana/o Literature and Culture (2020), “fragmentada”. Hay muchas historias y un pueblo. (Gracias A. Grajales por ayudar en la traducción.)

5 views0 comments